La economía sumergida como colchón

La economía sumergida se define como el conjunto de actividades que son productivas en sentido económico y relativamente legal (si ciertos estándares o regulaciones se cumplen), pero que “son escondidas deliberadamente a las Administraciones Públicas” para evitar el pago de impuestos, cotizaciones sociales, el cumplimiento de normas laborales, así como evitar algunos procedimientos administrativos.

Desde hace años, España presenta una de las mayores economías sumergidas de la OCDE. Así, según un reciente informe, su tamaño ascendía al 19,2% del PIB en 2012, tan sólo superado por Estonia, Turquía, Polonia, Grecia, Eslovenia, Hungría, Italia y Portugal

Según un análisis, elaborado por el profesor Jordi Sardà de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona) en colaboración con Gestha, el volumen de la economía española ‘en negro’ ha aumentado una media de 15.000 millones de euros al año desde 2008, cuando su tasa se situaba en el 17,8% del PIB. Todo esto viene producido a la crisis económica por la que venimos pasando.

En cuanto a comunidades autónomas se refiere -excluyendo a los territorios forales-, lidera el ranking Extremadura, con una economía sumergida del 31,1% de su PIB regional, seguida de Andalucía (29,2%) y Castilla-La Mancha (29,1%). El estudio concluye que a mayor tasa de paro mayor mercado negro. En el lado opuesto, se sitúan Madrid (17,3%), Cantabria (22%) y Aragón (22,3%). Debido a su economía basada en un cierto índice a el sector primario y su temporalidad.

La tasa de Madrid es particularmente baja por la elevada concentración de grandes empresas nacionales y extranjeras y grandes fortunas, que concentran los ingresos tributarios en esta comunidad, mientras que gran parte de su negocio se genera en otros territorios, según explica Gestha. De hecho, en Madrid tienen su sede el 60% de las 100 mayores corporaciones empresariales del país.

 

Las principales causas: impuestos y paro;

Aunque, por definición, la economía sumergida no es observable y, por tanto, difícilmente medible, la mayoría de los estudios elaborados al respecto coinciden en que su tamaño oscila entre el 20% y 25% del PIB español. En concreto, el informe de Gestha emplea una metodología particular mediante el análisis de diferentes variables.

Entre las causas que explicarían este fenómeno en España, el estudio dirigido por el profesor Sardà concluye que “la carga impositiva juega un papel determinante sobre el tamaño de la economía sumergida”, sobre todo, la relacionada con las cotizaciones sociales, aunque no lo explicaría por sí sólo, ya que otros países de la OCDE presentan una elevada presión fiscal y menores tasas de economía sumergida.

También resulta significativo el impacto de la tasa de paro, el fuerte papel de la construcción como fuente de economía sumergida durante la burbuja o el mayor nivel de corrupción que presenta España en relación a otros países desarrollados, así como una cierta permisividad por parte de los españoles, por ejemplo, aceptar una factura sin IVA.

Pero los dos factores más relevantes son los relacionados con la carga fiscal (subidas de impuestos) y el mercado de trabajo (elevada tasa de paro). En cuanto al primero, cabe recordar que el indicador clave para medir el peso de los impuestos en un país no es tanto la presión fiscal como el esfuerzo fiscal y en este capítulo España se sitúa a la cabeza de Europa. El aumento de la economía sumergida durante los años de crisis coincide con el mayor aumento de impuestos de la historia reciente de España.

En cuanto al desempleo vemos como en las provincias que presentan un mayor porcentaje de parados de más de 50 años y de parados de larga duración son, igualmente, las que, por regla general, presentan una mayor economía sumergida. “Este resultado viene a corroborar lo que de forma, más o menos intuitiva, se esperaba ya que estos dos colectivos de parados son los que tienen unas mayores dificultades para reincorporarse al mercado de trabajo y, por tanto, son los que tienen más incentivos a trabajar fuera de los mercados considerados como legales”.

Ocupa a “millones” de personas;

Por último, la relación que existe entre estas dos variables, paro y economía sumergida, explicaría, igualmente, que España presente una relativa estabilidad social, según expuso Sardà durante la presentación del estudio. En este sentido, muchos, sobre todo, extranjeros, no entienden que con un desempleo del 26% no se produzca una especie de revuelta social en España.

La razón es la denominada “cuatrinidad”: la combinación de colchón familiar, economía sumergida, subsidios del estado y cobertura de ONGs; dentro de estos cuatro factores, el respaldo familiar y la economía sumergida son los que tendrían una mayor importancia. No en vano, cabe recordar que, pese a existir una amplia cobertura en materia de desempleo -muy superior al de la mayoría de países

Por ello, según ste análisis, “surge la duda de hasta qué punto los gobiernos quieren meter mano a la economía sumergida, ya que de ella dependen millones de personas y combatirla crearía una gran inestabilidad social. Esto puede explicar que se confíe a la economía sumergida y a otros tres factores [colchón familiar, subsidios y cobertura de ONGs] el antídoto contra posibles revueltas sociales”.

Manuel González Beltrán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s